• José de la Cruz, M.th

LO INCOMPATIBLE

Actualizado: 2 ago 2020

Hay muchas cosas incompatibles en la vida, que, a pesar del esfuerzo humano para armonizarlas, no es posible. En cambio, no resulta igual en la vida habitual, es más fácil caer en el tradicionalismo por duda a lo desconocido y al pavor de perder el control.


Asumamos que el tradicionalismo está en ocasiones recóndito en la pregunta muy usual que en ocasiones nos hace dudar de quiénes somos y de la propia fe.


¿Por qué tus discípulos no ayunan?

Marcos 2.19

A la pregunta velada de tradición, Jesús tuvo que afrontar el tema de lo incompatible y lo tradicional en dos direcciones: Primero, en el concepto del vestido remendado que anudó a la indicación de Lucas, que se refiere a un trozo de vestido nuevo, lo cual hace más grave y costoso el dañar una prenda nueva para enmendar algo viejo, (Lc.5.36). Finalmente, la enseñanza del vino nuevo, que dada su condición es necesario almacenarse en odres nuevos, evitando el peligro de reventar el recipiente antiguo y perderse ambos, (Mc.2.22).

 

No importando las circunstancias, es claro el mensaje de Jesús sobre la incompatibilidad, querer enmendar lo nuevo y la tradición resulta una acción necia. Resulta imposible armonizar la mente judaizante de la palestina de Jesús y la fe reformadora de la Cruz, (Ga.2.21). La gracia y la añeja observancia no cohabitan. El mensaje de amor debe depositarse en nuevos recipientes, no en una memoria cautiva de prejuicio religioso. Tan obvia es esta verdad que Lucas lo expone de forma irónica, “Y ninguno que bebe del añejo, quiere luego el nuevo; por que dice: El añejo es mejor”, (Lc.4.39).

No son contradictorias las palabras de Lucas en el mensaje anterior, sino que hay personas que obstruyen el evangelio de la Gracia, afirmando, “que lo viejo es mucho mejor”. Sin embargo, en los días de Jesús el peligro no corría en lo viejo, las instituciones religiosas de Israel, al ponerse en contacto con lo nuevo – el Evangelio de la Gracia – sino del peligro que la nueva fe (vestido o vino) se contaminara al acomodarse a las tradiciones.

Así como Pablo, todo creyente empieza un nuevo Génesis en su vida, (2 Co.5.17); “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Este nuevo hombre creado por Dios que “viste de justicia y la santidad de la verdad”,(Ef.4.24); no puede ceder a ese nuevo mundo tratando de poner remiendos en el pasado, sino de separar radicalmente lo nuevo de lo viejo para poder amar a Dios y A su prójimo.

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo