top of page
  • José de la Cruz, M.th

SOBERBIA, EL PECADO DE ADÁN

“Seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”



En nuestro lenguaje se define la soberbia como sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos. Esta definición expresa entre línea el sentido de violencia y frustración por la pérdida de control hacia la persona y los hechos de la persona soberbia. Algo que ajusta con la característica de la persona orgullosa.


La soberbia posee su propia escala de valores y quienes la practican se creen regirse por su ley de conveniencia que la ayuda a alimentar su desprecio a los demás y a Dios. Un argumento que asume en la expresión: “seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”


La soberbia es uno de los trastornos que padece la sociedad moderna y suele afectar las relaciones interpersonales. La sociedad donde los individuos han escalado un grado de progreso aflora la soberbia en el sentido moral y casos han abundado y sobran en el presente. Hablar de Sodoma, trae a la mente de muchos el capítulo final de la historia, el pecado de la abominación (lo ofensivo hacia Dios) y se obvia otros aspectos que recoge la historia. Ezequiel describe esta sociedad que era muy avanzada para la época, algunos aspectos entre lo que observa los siguientes siete pecados:

 

Soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. 50 Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité” Ez.16:49,50


Considerando la condición que destruyó la cuidad de Sodoma, podemos transpolar el hecho al Imperio romano. En ambos casos se destaca el pecado de la abominación y también se observa la misma característica de una sociedad próspera con ciudadanos llenos de soberbia. Aunque no ocurrió la misma desgracia, el juicio divino sí llegó. La expresión: “Dios los entregó a la inmundicia” frase presente tres veces en un mismo capitulo, establece lo ocurrido tiempo después.


La soberbia ha destruido a muchos: grandes líderes, naciones e imperios. Desde Satanás, hasta el Titanic “el barco que ni Dios podría hundir” para señalar algunos casos.


La soberbia no es algo que siempre se puede observar a simple vista, muchas veces está oculta en el corazón humano, Rey David dice al respecto, “Revela lo que esta oculto dentro de mí”, expresión que surge después de comprender como Dios se ha revelado al mundo, Salmos 19.


¿Quién podrá entender sus propios errores?

Líbrame de los que me son ocultos.

13 preserva también a tu siervo de las soberbias;

Que no se enseñoreen de mí;

Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

 

Consecuencia de la soberbia humana


Primero, la muerte, la expresión “ciertamente morirán” es el sentido de que están sentenciados a muerte, la idea es igual al reo condenado a muerte, pero aún espera varios años por la ejecución de su condena, Gn.2:17. Mientras tanto surge lo segundo, el sufrimiento, La sentencia de muerte no fue ejecutada inmediatamente para Adán y Eva, sino que entraron en una etapa de sufrimiento que incluía dolor a la mujer para dar a luz y el dolor al hombre para sustentar la continuidad de la vida, a través de labrar la tierra, Gn.3:16-17. Finalmente, la exclusión Gn.3:22, el problema a la muerte y el sufrimiento era el árbol de la vida, sí el hombre podría comer de éste, su situación sería externa, eliminando el plan de Dios Gn.3:15. Por tanto, la exclusión se debía a dos factores: al pecado y la posibilidad de ser eterno Gn.3:22. No obstante, debemos comprender que el árbol de la vida no está excluido por siempre, sino que existe una promesa de parte de Dios para aquellos que son leales Ap.2:7.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page